Las tarimas de madera de exterior se han convertido en un elemento muy deseado para nuestras viviendas, especialmente para su colocación en patios, terrazas o jardines y sobre todo cuando en estas zonas de ocio se cuenta con una piscina. Estas tarimas se integran muy bien en una zona ajardinada con césped, incluso cuando este es sintético.

Tarima de madera para piscina

Muy indicadas para aportar calidez y bienestar, las tarimas de madera de exterior contribuyen a disfrutar más intensamente de estos espacios de ocio. Dado que se van a encontrar al exterior y por lo tanto expuestas al sol e inclemencias del tiempo, la calidad de las maderas utilizadas es vital. Además, debemos tener en cuenta que, al estar normalmente al lado de una piscina, junto a un césped que se riega diariamente y al tránsito de los usuarios, estas se encuentran a periodos de humedad cortos pero constantes.

Las tarimas de exterior pueden ser de madera maciza, de composite y compuestas por láminas encoladas (tarimas multicapas de exterior). En este artículo nos vamos a centrar en las tarimas de madera macizas. Estas, gracias a su dureza, se adaptan mejor a los bruscos cambios de humedad y dentro de las diferentes maderas, una de las recomendables la tarima de madera tropical.

Maderas para tarimas de exterior según su procedencia

Entre estos tipos de maderas utilizadas en la fabricación de tarimas, destacamos como ejemplo algunas de ellas:

Maderas para tarimas de exterior provenientes del continente de América del sur

Ipe o Lapacho

Ipe o Lapacho

Su nombre científico es Tabebuia spp. Y hablamos de especies porque cuando se habla de Ipé, normalmente se hace referencia a varias especies de este género.

Estamos ante una de las especies más conocidas por los profesionales del sector debido a sus extraordinarias características, siendo una de las especies que mejor se adapta a cambios ambientales. Su dureza y resistencia es muy alta y de ahí uno de sus nombres comunes más utilizados: palo de hierro (iron wood).

Esta especie tropical que podemos encontrar en Centroamérica y el norte de América del Sur, desde Brasil. Es una de las maderas tropicales más demandadas y su uso está ligado a la construcción de jardines, pasarelas de piscinas, en puertos deportivos, puentes, caminos, etc.

Jatoba

La Jatoba tiene como nombre científico Hymenaea courbaril y es una opción de calidad por su gran dureza y durabilidad. Esta madera tropical tiene su origen en América del Sur, con cultivos poco numerosos pero estables de masas forestales en México, Brasil, Bolivia y Perú.

La Jatoba no está catalogada como una especie en riesgo y su madera se utiliza para la fabricación de elementos de carpintería como tarima o parquet, en ebanistería y en la fabricación de muebles principalmente.

Massaranduba

Su nombre científico es Manilkara, siendo las especies más conocidas Manilkara zapota, Manilkara chicle y Manilkara bidentata. Una madera tropical muy densa, dura y resistente, originaría de Centro América, Caribe y América del Sur.

La producción de Manilkara es relativamente abundante y dadas sus propiedades, no sólo de dureza sino también en cuanto a coloración, se la considera un sustituto habitual del Ipé.

Sucupira

Su nombre científico es Diplotropis purpurea y tiene su hábitat natural en zonas tropicales del norte de Sudamérica, concretamente de países como Colombia, Venezuela o Brasil.

Es una madera dura y pesada, de tonos marrones demandada principalmente para usos exigentes, siendo un sustituto habitual de maderas como el Ipé.

La madera Sucupira puede utilizarse tanto en interiores como en exteriores. Su demanda está ligada principalmente para usos exigentes como son suelos, construcción y fabricación de embarcaciones.

Maderas para tarimas de exterior provenientes del continente africano

Iroko o teca africana

Procede del Centro y Este de África, concretamente de países como Camerún, Costa de Marfil, Etiopia, Kenia, Nigeria y otros limítrofes. Es una madera tropical muy conocida por su resistencia y durabilidad, y también por su interesante veteado y coloración.

Su nombre científico es Milicia excelsa, si bien también comparte mercado a menor escala con otra especie hermana: la Milicia regia de madera algo más densa y de mejor calidad.

El Iroko también es conocida como teca africana dada su similitud en aspecto y propiedades con la madera de teca. Es una madera dura y muy resistente, de color marrón claro o marrón amarillento tirando a dorado.

Wengué

Wengué

Su nombre científico es Millettia laurentii, que no debemos confundir con otra especie hermana llamada panga-panga (Millettia stuhlmannii) con la que comparte bastantes similitudes. La madera de wengué es una madera exótica de calidad con un característico coloreado oscuro, siendo una de las maderas más oscuras que hay.

Además de exótica, es una madera muy versátil y una de las más oscuras que hay. Es originaria de la zona central del continente africano incluyendo países como Tanzania, Mozambique, El Congo o Camerún.

Estamos ante una especie amenazada, ya que con los años de explotación se ve reducida su población. Fruto de ello es su escasez en el mercado, por lo que el wengué va elevando su precio. Por otra parte, su tono oscuro le confiere una apariencia sofisticada, convirtiéndola en un material de referencia para la fabricación de mobiliario.

Doussie o Vitacola

Es una madera increíblemente versátil, de gran calidad y belleza, comparable a la caoba y la teca por su apariencia, durabilidad y estabilidad. Su nombre científico Afzelia spp. Siendo una de ellas, la Afzelia africana. Es originaria de una amplia zona del África tropical, entre la que se encuentran países como Benín, Burkina Faso, Camerún, República Centroafricana, Chad, la República Democrática del Congo, Costa de Marfil, Ghana, Guinea, Guinea-Bisáu, Malí, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona, Sudán, Togo y Uganda.

Su nombre comercial más usado es Doussie y no tanto Vitacola. Este nombre procede de Camerún. Se usa para la fabricación de mobiliario, carpintería de exterior e interior, ebanistería, puentes y es excelente para la fabricación de parqué.

Plantaciones de teca

Maderas para tarimas de exterior provenientes del continente asiático

Teca

Es conocida como la Reina de las maderas por su durabilidad natural, haciéndola ideal para fabricar productos que serán colocados en exterior.

Su nombre científico es Tectona grandis y es originaria del sudeste de Asia, de India, de Camboya, de Laos y de Vietnam. Dado su interés comercial, se está recurriendo a la teca de plantación, siendo este un árbol de crecimiento más rápido que a cambio pierde parte de sus propiedades. Actualmente hay nuevas plantaciones en áreas tropicales en África y en América Latina.

Su madera posee una resina antiséptica que la hace resistente al ataque de diversos organismos, a lo que le suma su aceite natural que la hace impermeable, estable, resistente al agua, al agrietamiento y la ruptura. Es una madera óptima para exteriores en condiciones climáticas extremas. Su capacidad de mejorar su apariencia con los años, la hace indicada para la fabricación de muebles de lujo.

Gescom destaca que la colocación de las tarimas de madera de exterior debe hacerse correctamente porque, según el tipo de madera, ante las oscilaciones térmicas y de humedad, pueden crecer o menguar pudiéndose retorcer o hacer saltar las fijaciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Compartir